Whimper

Estoy inclinada hacia delante y ves mi teta, por suerte agarrada bastante bien por el sujetador bonito en negro y rojo, y gimes. Te he dicho que no follaremos. Y esto lo impregna todo. Ahora. En estos últimos minutos que no sabemos que son los últimos. Mi niño, gime. Y es este recuerdo y la luna llena que lo deshace todo. Porque se exactamente lo que piensas, piensas en mi pezón erecto. Se lo que te gustaban. Y ese pezón trae consigo todo lo demás que te agarra por el cuello y te levanta y te lleva al borde y te pones a tirar palos y piedras en el desastre en el que se ha convertido todo.

No te vayas al borde, peque, no entres en lo oscuro quédate conmigo, yo te llevaré a la luz de mis años vividos en la belleza y la fuerza, te quitaré la pena te lo juro, y valdrá la pena. Aunque se supiera, aunque te diera vergüenza, aunque me tengas rabia. Trátame bien, no hagas que te deje. No vayas llorando por el desierto arrastrando tatuajes que no son tuyos, borrando los míos.

Screen Shot 2015-07-02 at 12.32.24 PM copy

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s